martes, 18 de mayo de 2010

Tucumán y su lienzo blanco



38 años despues, debo decir que me alegro de haber nacido en este lugar del mundo. Con sus imperfecciones y revoluciones humanas, sus colapsos y energías, sus diferencias y aciertos y sobre todo esos cerros que hoy me regalaron una mañana fría y soleada con este bastidor natural de rocas nevadas que forman el nido histórico donde nació mi Patria, y donde el viento que peina los cañaverales llega endulzado para inflarme de suspiros que en algún momento saldrán convertidos en dibujos.