martes, 28 de abril de 2009

Mal de amores



Este acrílico que emerge contrastante en la tela, fue la primera venta de la muestra, seguida de una larga lista de desilusionados compradores que llegaron tarde a la lucha.

Tal vez su abrumadora palidez, su fuerza, su simpleza de trazos o su monocromática tristeza, llegaron a invadir el alma de tantos interesados.

martes, 14 de abril de 2009

ZAMBA



Pintar la danza es algo serio, sobre todo cuando se conoce ese misterioso universo por dentro, cuando el corazón toma el ritmo y la sangre pone la quinta marcha en cada paso. La zamba tiene esa mezcla de tierra y vuelo, de amor y soledad.

Mejor doy paso a un poeta:

Fuego y cenizas al aire
destino de flor cortada
fusión del alma y la carne
en una promesa alada

Preñadas presas tus ojos
rebosantes de distancia
cuerpos llamando al pecado
del áspid y la manzana
danza madura de sexo
bajo la comba estrellada
que exhala olores primarios
es la zamba... zamba... zamba

Pablo Raúl Trullenque

miércoles, 8 de abril de 2009

LA QUEMA

El sábado 4 pinté desde la mañana a la noche, quería sumar una obra más que venía comiéndome el alma desde hace mucho.

8:00 AM, la familia duerme, los pinceles se despiertan. En medio del grupo de obras embaladas que esperan el viaje al museo del día siguiente abro lugar para un último suspiro de mis manos. Samuel se despierta, se dispone a ser espectador de la experiencia, toma su cuadernito y se lanza en su mundo de dragones y caballeros mientras su manito zurda destella veloces estocadas de libertad sobre las hojas. Lo interrumpo un par de veces para usar sus puñitos como modelo en mi dibujo, él se presta motivado a participar de la obra como si fuera lo más natural en su vida.

Cuando la obra empieza a revelarse entre las pinceladas, intento recuperar las imágenes que guardo en mi memoria cuando tenía la edad de mi hijo y partía con mi hermano entre los surcos de caña de azúcar en busca de mis tíos, que estaban desde la madrugada con sus machetes cortando y apilando la caña, seguramente a mis 6 años y mi mínima estatura las cañas se convertían en gigantes, mis tíos en caballeros armados y toda la zafra tucumana en una gran batalla. De pronto un paralelismo atemporal entre los dibujos de mi hijo y mis recuerdos felices me hacen sentir un niño mientras pinto. Siento emoción y agradezco tener esas imágenes intactas.



LA QUEMA – Obra terminada

Mientras el acrílico se seca en la tela, pienso en tantas personas que ya no habitan los surcos y las colonias que rodeaban a los cargaderos, y como la cosecha se ha tecnificado para dar lugar a enormes tolvas que cargan la caña triturada por modernas cosechadoras. Ese mar verde que conocí cuando niño ya no existe, los incendios programados que contaminan nuestro cielo son la forma más rentable de cosechar y al mismo tiempo la desaparición de los peladores y duendes que habitaron mi infancia y que hoy cuando acabo de inaugurar mi nueva muestra “Homenajeo” para hacerlos eternos.

SALA LLENA




Inauguramos el martes 7 y pueden visitar la muestra hasta el 26 de abril.

jueves, 2 de abril de 2009

Viaje gráfico



Ser un dibujante autodidacta es como emprender un “viaje a dedo” (de aventón) , uno viaja sin apuros y va subiendo a vidas móviles amigables. La metáfora opuesta sería abordar un paquete de viaje “académico”, placentero también… pero distinto.

El viaje por los cielos del conocimiento institucionalizado es un trayecto más que recomendable para el viajero de grandes aspiraciones, todo el equipaje esta preparado de antemano para subirse al avión que lo llevará a recorrer los campos del Arte. El viaje incluye un minucioso vuelo por todas las disciplinas coordinado por azafatas que indican al pasajero por cual ventanilla debe mirar y por cual puerta está la salida al cielo de los artistas.

No es lo mismo mapa y territorio

El viajero autodidacta buscará el mismo horizonte, aunque la travesía será distinta, ya que no cuenta con un itinerario previamente estudiado y mucho menos con los guías capacitados para orientarlo, solo lo mueve su “Amor al Arte” y el idilio nómade por aprender de mundos que admira. En un avión seguramente llegarás antes, pero te perderás el aroma del aire del camino, el viento en la cara y las encrucijadas que todo camino tiene.

Así este mochilero de las técnicas será sorprendido por la noche muchas veces en la ruta de los estilos, buscando a fuerza de errores y miedos ese sendero que le llene el alma para sentirse libre y seguro de cada paso que va dando.

Terminada una etapa del viaje, el mochilero se dispone a mostrar todo lo aprendido y los horizontes que le esperan para seguir viajando entre pinceles y colores.

Diario de viaje: Desde el martes 7 al 26 de abril, Museo Timoteo Navarro, Tucumán.


Un poco de Rock... para el camino