martes, 24 de febrero de 2009

ON AIR



Esta noche no he puesto música para pintar, talvez porque el Soul o el Tango me transportan y pierdo el pulso del pincel. Así es que decidí escuchar radio de forma atmosférica mientras me doy cuenta que mi reserva de acrílicos está descendiendo de forma inversamente proporcional a mis ganas de pintar.

En la radio están hablando de alcoholismo y drogas, mi atención es rasante, jamás entendí a las personas que hablan a la radio para opinar y arreglar los problemas en el aire. Seguramente son personas muy solas y eso me anima a acompañarlos aunque sea escuchando mientras abro el frasco del rojo. A esta altura mis manos ya recibieron las primeras esquirlas de pintura y parecen las manos de un cirujano que acaba de abrir un corazón. Elegir el pincel adecuado puede ser un trámite delicado, pero confiado en mi temperamental intuición decreto la dictadora aparición de la espátula, ella devora su apetitosa carga de material y se dispone a atacar el lienzo sin importarle invadir un dibujo que lleva varias horas de caricias. La bomba de la imaginación siempre está por estallar, y hay que cortar el cable correcto.

En la radio habla un alcohólico recuperado.

El tío habla con las ruinas de su mundo en las manos, mientras que las mías se alzan con su carga de color a punto de cruzar esta pequeña galaxia de cien centímetros para grabar este impulso en un solo trazo.

Se ha terminado el tiempo en la radio para las víctimas del faso y el alcohol y ahora habla una astróloga. De un salto me encuentro escuchando las influencias de Saturno en los signos. Elijo escapar y pelo el CD de Jimmy Hendrix, un buen blues viene bien para firmar la obra recién terminada. Presiono “power” en el amplificador y apago todos los sonidos… la magia de Jimmy y la realidad .

jueves, 12 de febrero de 2009

Tanguíneo



Una vez mientras miraba a un amigo tocar magistralmente su bandoneon, llegué a imaginar puras puñaladas entre sus manos y el fueye que lastimosamente respiraba esas notas que sólo el Tango puede lograr. Imagine el baile, imagine parejas entre las arrugas del instrumento... pude ver bailar mis manos cuando estuve frente a la tela y conectarlas con la visceral mágia que esconde esta música.

Pasional (Fragmento)

No sabrás, nunca sabrás
lo que es morir mil veces de ansiedad.
No podrás, nunca entender
lo que es amar y enloquecer.

Te quiero siempre así, estas clavada en mi
como una puñal en la carne.
Y ardiente y pasional, temblando de ansiedad
quiero en tus brazos morir.



Ruben Juarez

viernes, 6 de febrero de 2009

Energía



Comenzamos a remar este año, aunque ya abrí las esclusas de los proyectos en los finales del año pasado y con horizontes muy alentadores.

Termine el año pasado con la gran noticia de haber sido seleccionado para exponer en el Museo más grande y más hermoso de Tucumán en este 2009. Todavía no se la fecha, solo se que voy a “colgar” mis dibujos y liberarlos del claustro purgatorio que mi apartamento les depara.

Estos días de “freno mental”, también llamadas “vacaciones”, puse un poco de orden entre bocetos y dibujos antiguos que termine arrojando a la basura, aunque solo eran ensayos de mi juventud cuando apuntaba mis velas hacia los vientos de la ilusión de la técnica. Duele un poco tirarlos, así que no los rompí, solo los saque a la calle enrollados esperando que algún cartonero con alma de coleccionista los salvara de mi falta de espacio. Efectivamente, cuando llegó el ruidoso camión de la basura, los dibujos ya no estaban… ahora son un misterio más de los muchos que me acechan.

Así como salieron los viejos bocetos por el drenaje de mis intereses mediatos, también ingresaron a mi pequeño universo (físico) un prolijo e inmaculado grupo de bastidores que por decisión familiar reemplazaron a cualquier salida vacacional, convirtiendo la próxima muestra en un “Objetivo Primario Absoluto”. Claro que no soy un pintor de horarios y sistemas como para alinear estas telas en la cinta transportadora de mis ideas y comenzar a producir obras por que si. Me presiona un poco la idea de una inversión tan grande de nuestros ahorros y miro los bastidores como si fueran unos “moáis” que me observan mientras los planetas de mi inspiración comienzan a alinearse.

Cuando la tormenta comienza a formarse

Mi forma de atacar la tela es una mezcla de sutiles pero irrevocables emociones… sensaciones y recuerdos que arrastro desde niño, y que sumado a mis alegrías, tristezas, esperanzas y sueños actuales, forman una energía interna muy parecida a la formación de las tormentas de este Norte Argentino, un viento con aroma a tierra mojada que llega muy anticipadamente al aguacero, anunciando la inminente y húmeda caricia de Dios.

Aun no puedo entender a los artistas que pintan sistemáticamente a diario, yo particularmente no puedo sentarme frente a la tela y pintar por pintar, creo que necesito de esa tormenta dentro mio, ese rayo que conecte mi cielo con mi tierra.