miércoles, 8 de abril de 2009

LA QUEMA

El sábado 4 pinté desde la mañana a la noche, quería sumar una obra más que venía comiéndome el alma desde hace mucho.

8:00 AM, la familia duerme, los pinceles se despiertan. En medio del grupo de obras embaladas que esperan el viaje al museo del día siguiente abro lugar para un último suspiro de mis manos. Samuel se despierta, se dispone a ser espectador de la experiencia, toma su cuadernito y se lanza en su mundo de dragones y caballeros mientras su manito zurda destella veloces estocadas de libertad sobre las hojas. Lo interrumpo un par de veces para usar sus puñitos como modelo en mi dibujo, él se presta motivado a participar de la obra como si fuera lo más natural en su vida.

Cuando la obra empieza a revelarse entre las pinceladas, intento recuperar las imágenes que guardo en mi memoria cuando tenía la edad de mi hijo y partía con mi hermano entre los surcos de caña de azúcar en busca de mis tíos, que estaban desde la madrugada con sus machetes cortando y apilando la caña, seguramente a mis 6 años y mi mínima estatura las cañas se convertían en gigantes, mis tíos en caballeros armados y toda la zafra tucumana en una gran batalla. De pronto un paralelismo atemporal entre los dibujos de mi hijo y mis recuerdos felices me hacen sentir un niño mientras pinto. Siento emoción y agradezco tener esas imágenes intactas.



LA QUEMA – Obra terminada

Mientras el acrílico se seca en la tela, pienso en tantas personas que ya no habitan los surcos y las colonias que rodeaban a los cargaderos, y como la cosecha se ha tecnificado para dar lugar a enormes tolvas que cargan la caña triturada por modernas cosechadoras. Ese mar verde que conocí cuando niño ya no existe, los incendios programados que contaminan nuestro cielo son la forma más rentable de cosechar y al mismo tiempo la desaparición de los peladores y duendes que habitaron mi infancia y que hoy cuando acabo de inaugurar mi nueva muestra “Homenajeo” para hacerlos eternos.

SALA LLENA




Inauguramos el martes 7 y pueden visitar la muestra hasta el 26 de abril.

9 comentarios:

Juan Pablo Sosa dijo...

Muy buena obra, como Callejeros y Antonio. Aunque confieso que la que más me gustó fue Dónde quieras que vayas voy o algo así (se me fue el nombre de mi preferida)
Felicitaciones Mario.

Mario Albarracín dijo...

Hola Juan Pablo.

Esa es la preferida de varios... espero que sea un buen presagio.
"A donde vayas siempre voy", una obra muy espiritual, plena de pasión.

Cecilia Ruiz dijo...

¡Muchas felicidades Mario!, se puede ver que todo salió muy bien!

saludos!

ceci dijo...

me encantaron tus obras!no recuerdo, como pablo, los nombres de las que mas me gustaron, pero todas me parecieron muy buenas, y mas alla de la cuestion compositiva, de color, etc., me transmitieron muchas sensaciones gratificantes.
felicidades!

Mario Albarracín dijo...

Gracias "Cecilia 1"!
Todo salió muy bien, mucha emoción en la gente que vió la muestra. Dan ganas de seguir viajando en este universo que voy formando de sensaciones compartidas.

Gracias "Cecilia 2"!
Que bueno que te transmitieron sensaciones... de verdad, de eso se trata el Arte, sentir, "ojos que ven". Gracias por haberte llegado con Juan Pablo, que siempre está para ayudarme a difundir.

Valebé dijo...

Te visité durante esta semana por el Timoteo. Y de nuevo lo tuyo me fascinó! Y te cuento más? Esta obra, La Quema, fue la que más me llamó la atención. Tiene tanta fuerza, tanto significado! Me detuve en la silueta del hombre culpable de todo aquello, en el rojo vivo ardiendo de nuestros suelos, en la expresión del perro. La expresión de ese animal, tan cerca del final de la tela, tan escondido en cierto modo, pero tan fuerte... realmente me cautivó.
Dejé mi huellita en el libro de la entrada de la sala, supongo que lo estarás leyendo pronto.

psicoisapecat dijo...

¡Cuanta ternura, emociones, y senscaciones en tus palabras!
Tu obra me gusta.
Isabel

GABRIELO dijo...

Mario, un tocayo. La verdad te felicito me contenta que los artistas plasticos autodidactas puedan mostrar y obtener espacios para ello en el medio. Tu obra tiene mucha fuerza, tu energia para utilizar la paleta cromatica es desbordantes, la linea dentro de ella que no es un mero medio estructural sino que tiene una puesta firme, destacada dentro de cada obra. Tu empuje me motiva. Me gustaria intercambiar info o modos de pensamiento. mi correo acosta_gabrielm@hotmail.com

Mario Albarracín dijo...

Hola GabrielO. Gracias por tus palabras. Cuando uno quiere mucho lo que hace, puede vencer todos los muros que se le cruzan, caerse y volver a levantarse.

Me encantaría ver tus obras. Saludos.