miércoles, 30 de abril de 2008

Vida de perros



Como yo no uso celular, esa herramienta tan útil para que te llame todo el mundo a cualquier hora y en cualquier lugar, siempre camino esquivando los zombies que deambulan la ciudad enviando mensajes con sus aparatitos sin mirar por donde caminan.

Este privilegio de poder observar la realidad sin estar atento al dictador ringtone, me permite caminar por las calles de esta ciudad con un invento más intimo y personal como es el MP3, y música de por medio (Hendrix, Floyd, Redondos, Vox Dei etc.) voy mirando las postales urbanas que hacen único este rincón del planeta.


(Foto: K-michi)

Uno de los detalles que más me llaman la atención son las jaurías de perros callejeros que recorren todo el centro, sobre todo en epoca de celo que es cuando se ponen más ruidosos, por que sino estan tirados durmiendo bajo algún árbol de la plaza esperando que llegue el horario de armar el batallón para perpetrar sus ataques a las desprevenidas bolsas de basura. No la pasan tan mal, sexo, descanso y comida gratis, además de vivir en pleno centro claro.

Hoy leí que hay unos 1.300 perros sueltos en toda la ciudad, enfermos y hambrientos, la municipalidad los sabe contar pero no curar. Además los perros atacan a los motociclistas, una especie que se multiplica más que las cucarachas, es que desde que aumentó el cospel sale más barato comprarse una motito china que viajar en bondi, lo que ha generado el aumento de ruido en todas las calles. Los perros han detectado esta alteración al ecosistema capitalino e intentan deterner su avance pero no son entendidos.



En otro de mis recorridos más hacia el norte de la ciudad, pude ver un salón de belleza canino, donde los perros más pudientes son sometidos a involuntario tratamiento de higiene que incluye lavado y secado de pelaje, perfume y no se que otra cosa antinatural para una especie animal. De pronto pienso en los perros "Bohemios" del centro y su realidad, sobre todo por que estan por iniciar una campaña masiva de castración... ¡Escapen amigos canes se vienen las retenciones!

Con mi hijo Samuel, pintor, crítico de arte y "frustrado dueño de perro" por vivir en departamento, llevamos a los "bohemios callejeros" a un lienzo, y como ellos lo merecen usamos una técnica: "libre".



Aquí la explicación del licenciado

jueves, 24 de abril de 2008

GAME OVER

¿Cuando se termina un cuadro?



Como saber cual será la última pincelada, el último color, los últimos pasos atrás para mirar "los besos" del pincel y la tela.

No lo se.

Tal vez los cuadros nunca se terminan, y así debe ser.
Son como la vida de todas las personas, nunca se sabe cual será la última pincelada o el último color, hay vidas abstractas y otras figurativas, las hay surrealistas y hasta expresionistas. Seguramente a la vida siempre le faltan algunas pinceladas o quizas uno hubiese querido haberlas pintado con más fuerza o de otro color y nunca llego a pintar la vida color de rosa que todos esperan.

Una vez un coleccionista me dijo:
"Ya lo firmaste... ya lo terminaste".

¿Será que la firma es la persiana? que cierra el almacen de las emociones del artista para ponerle una medida a su tiempo y dejarlo escapar de enamoramiento platónico con su obra.

Por eso una obra es como la vida en si, uno pone el lienzo, intenta bocetarla y termina pintando colores arbitrarios, colores vivos, colores tristes, y en algun momento termina. Lo importante no es el final, sino la pasión que uno le pone a su obra... a su vida.

miércoles, 16 de abril de 2008

Pintar de noche



A veces espero la noche para pintar, espero el silencio y el olorcito a pan de la panadería de al lado. Imagino los trabajadores en su nocturna labor y paso los dedos por los pinceles esperando que ellos me digan el color exacto que la tela espera, trato de no pensar, intento sentir la pintura. La obra se vuelve una especie de complice de mi cansancio, respira sus colores y parece empezar a nacer despacito mientras espera que llegue el día.


Fragmento nocturno